EDITORIAL: Resiliencia, esa capacidad de superar la devastación

¿Por qué algunos seres humanos salen adelante de las catástrofes, incluso fortalecidos, mientras otros sucumben sin siquiera luchar? Esta observación antigua involucra diversas variables que hoy se intentan englobar bajo el concepto de resiliencia, precisamente definida por la Real Academia de la Lengua Española como «capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos1

El concepto de resiliencia creció en los años setenta del siglo XX en la ecología al describirse como la propiedad que permitía a un sistema recuperar su estado anterior después de sufrir una perturbación2. Hoy diversas autoridades, como Fernández y Acasbal3, no sólo describen las características que hacen resiliente a un ser humano —autoestima fuerte, independencia de pensamiento y acción, disposición para soñar, variedad de intereses, buen sentido del humor, capacidad para comunicar los sentimientos de manera adecuada, entre otros— sino que además proponen desarrollar estas destrezas en todo ser humano para hacerlo resiliente. 

Sin embargo ha sido Naciones Unidas, desde su Informe sobre Desarrollo Humano 2014 - Sostener el Progreso Humano: Reducir vulnerabilidades y construir resiliencia4, la que exhorta a los gobiernos a pre-parar ciudadanos para un futuro menos vulnerable, a construir una resiliencia social mediante iniciativas que  permitan a las personas enfrentar oportunidades y capacidades restringidas, eliminar barreras que impiden tener libertad a la hora de actuar, permitir que grupos desfavorecidos y excluidos expresen sus preocupaciones y que sean agentes activos que puedan definir su propio destino.

Desde el libro Humanidad Ahora: diez ensayos para un nuevo partidario de lo humano5, se promueve un «ensanchamiento de la conciencia» que permita a los seres humanos ser auténticamente «más grande que eso que hace sufrir», lo que no es más que una invitación a desarrollar resiliencia desde el individuo, que finalmente hará resiliente a su comunidad. Naciones Unidas recuerda, una vez más, que cuestiones como la garantía de empleo, de seguridad social y alimentaria, el ahorro, son parte de las herramientas tangibles para desarrollar resiliencia, esa capacidad de superar incluso la devastación.

Este número 5 de la revista Humanidad Ahora intenta abordar el tema del sufrimiento y diversos enfoques que la imaginación creativa ofrece como alternativas ante al sufrir, no sólo para contenerlo, sino también para salir de sus garras —ser resilientes— y prevenirlo cuando sea posible.

EDITORIAL NÚMERO 5. Enero de 2016
HERNÁN URBINA JOIRO
Director

REFERENCIAS

1. Real Academia de la Lengua Española. http://dle.rae.es/?w=Resiliencia&m=form&o=h.

2. C. S. Holling. Resilience and stability of ecological systems. IIASA. September 1973.

3. Fernández Abascal Enrique G. Emociones positivas. Madrid. Pirámide. 2008.

4. Naciones Unidas. Informe sobre Desarrollo Humano 2014 - Sostener el Progreso Humano: Reducir vulnerabilidades y construir resiliencia. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Nueva York. 2014.

5. Fundación Humanidad Ahora. Humanidad Ahora: diez ensayos para un nuevo partidario de lo humano. Cartagena de Indias. 2014. www.fundacionhumanidadahora.org


©HUMANIDAD AHORA en una Organización sin ánimo de lucro de ámbito académico y humanitarista. 
Haz un donativo a través de Banco de Occidente, que podrás descontar de tus impuestos con nuestro certificado contable!