OBSERVATORIO: No hay excusas para no ratificar la Convención contra las desapariciones forzadas

Grupo de expertos de la ONU en derechos humanos alertó: Todos los días recibimos nuevos casos de personas en todo el mundo que han sido sujetas a una desaparición forzada. Cuando esto sucede, la vida de familias enteras se rompe en pedazos, y la estructura de la sociedad se daña.

También, instarón a todos los Estados a ratificar la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra la Desapariciones Forzadas, afirmando que no hay excusa válida para no adherirse a este instrumento. "Esto tiene que acabar, y con la ratificación de la Convención, los Estados pueden empezar el camino para alcanzar este objetivo", enfatizaron.

Los expertos lamentaron que la desaparición forzada se siga practicando en todas las regiones y que incluso esté aumentando en muchos países.

En vísperas del Día Internacional de las Víctimas de ese flagelo -que se celebra el 30 de agosto-, los especialistas emitieron un comunicado conjunto en el que calificaron como “inadmisible” que ese atropello continúe vigente. 

Ese instrumento proporciona a los Estados la base para un marco legal sólido en las áreas de prevención, castigo, reparación y no repetición de las desapariciones forzadas, así como una herramienta para proteger a las personas desaparecidas y a sus familiares. 

Los expertos aseveraron que la ratificación de la Convención acerca a los Estados a poner fin a tan terrible crimen, a garantizar justicia para las víctimas y a luchar contra la impunidad.

La Convención también establece las obligaciones de los Estados de retener a las personas privadas de libertad en lugares de detención oficiales, de revelar su paradero y de proporcionar con rapidez información precisa sobre la detención a sus familiares, sus representantes legales y otras personas con un interés legítimo. 

Los expertos de la ONU también expresaron su preocupación por las intimidaciones, amenazas y represalias que reciben los activistas de derechos humanos que trabajan en desapariciones forzadas y llamaron a los gobiernos a permitirles desempeñar su labor.

FUENTE: ONU CENTRO DE NOTICIAS